Los pensamientos abollados abundan en el cerebro circunvolucionado

Los pensamientos abollados abundan en el cerebro circunvolucionado.