La luna es la cuartilla en blanco de mis noches