ñam, ñam o el baile de los vampiros

yo dejaré en tu cuello la cicatriz del tiempo.
tú, en mi boca, un zumo agrio de sal y esqueleto.
sobre el mar tililará una estrella gris
que bajo tus ojos vomitará el secreto.
y amanecerá un nuevo día preñado de silencios,
los trenes partirán en busca de encuentros
y en tu espalda, la tarde escarbará mis huesos.