RAMÓN

La liebre no confía ni en la alfalfa.