El frío…

El frío nos asusta gritando: “¡Qué viene el polo!”