Helios ofendido

Panda de pendejos, dejen de hablar ya de una puta vez de esa pastora de tinieblas y canten la gracia panadera de mis manos amasando el alba.