El legionario romano, con su cepillo de barrer en la cabeza, ¿estaba preparado para conquistar la barbarie?

Se supone que, al menos, podía cepillarse a una bárbara, ¿no?

3 Comments

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s