XLVIII

greguería

Guardo tu ausencia
en interminables minutos,
largos como cuchillos,
que están a punto de acabar conmigo
y ya no aguantaré mucho más.

El día que regreses,
mientras voy perdiendo
las once, las doce,
las veinticuatro horas,
una tras otra, como un niño tonto…
El día que regreses -digo-
Ahasvero estará más muerto que vivo,
asesinado en manos de un reloj.
Tan inocente él, tan silencioso.

7 comentarios en “XLVIII

  1. vaya…siempre he creído que los sueños se realizan, hoy , he llegado a mi casa y he visto que que uno de mis pequeños sueños se ha cumplido, estás aquí…tengo una sonrisa en mi labios que brilla de lejos, y es por ti, besos su

    Me gusta

  2. vaya…siempre he creído que los sueños se realizan, hoy , he llegado a mi casa y he visto que que uno de mis pequeños sueños se ha cumplido, estás aquí…tengo una sonrisa en mi labios que brilla de lejos, y es por ti, besos su

    Me gusta

  3. Dime que son las manecillas del tiempo
    las que cortaron a Ahasvero…
    seccionaron el deseo, trozeando el pasado…
    Ahasvero yace muerto,
    él se lo ha buscado.

    Me gusta

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s