PANDEMONIA

Encelado como un potro salvaje
te acercas con la lanza
del caballo enamorado y travieso
y en la pradera de la cama
hacemos de jinetes desbocados.
Me cubres de pétalos de rosa.
Me cubres y descubres…
Me descubres de ropa
y de pesares…
Y me cubres.

Anuncios