Walter Abell

greguería

Visitaba el jardín de los Monstruos;
no era él, ahora, el bendito,
sino su caballo cojitranco,
que babeaba las más bellas flores
con lengua de oso hormiguero.

Venganza de los monstruos:
Han dejado a su caballo
cojituerto y cojitranco,
pero han premiado
su silencio sagrado
con una montura de oro:
¡Cómo disfrutaba la yegua!

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s