Vargas se defiende

greguería

Un amigo, que lo quería mal, le afeó su debilidad por los transexuales, travestis, hermafroditas y demás criaturas bifrontes.

Vargas, inmutable, apuró su vaso de güisqui y le espetó sin mirarlo: me gustan tanto las mujeres, que se me importa un carajo que tengan polla.

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s