Enmarañado pulso

Enmarañado pulso, sube, baja
ante el distinto pecho globular.
Pesar. Un cementerio duda y duda
contra las cuerdas.

Por hoy estamos hasta todas las hastas,
y desde tiempo somos los hijos pródigos del mar
en este impune diluvio de tristezas.

Cuando los párpados nos cuelgan vaginalmente
y ríen unos dientes melifluos.

Se comprenden inquietas palabras abrasivas.

Sobre el dolor del dolor copulativo
cuánto cabe aún diluviar la risa, el jadear.

Pero en tu seno
derogado el hastío será, en tu seno,
ante el sueño anhelante de la noche.

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s