10. EL BAR

El bar estaba abierto y decidió tomar una copa para entonarse un poco.
-Allí estuve yo, jodiendo en un hotel de esos…
-Tú que vas a joder!
-¿Que no jode este…? …en todas partes!
-¡Qué sí, hombre, qué sí! …y me comí un solomillo… ummm!
-Qué solomillo, ni que niña muerta!
-Hombre, ahí viene el poeta. ¡Eh, poeta, ven aquí, a ver que dices tú!
-Qué no me llames poeta, tengo nombre…
-Tómate una copa con nosotros, hombre.
-¿Invitas tú?
-Sí, claro, los poetas no tienen un chavo… ¿Verdad, poeta? -dijo con sorna Cadenas- ¿De dónde vienes así…?
-De conversar con el cura…
-Ya sabía que era guarro el cura pero te ha puesto de barro… madre mía!
-Va, déjame, paga una copa y calla…

Anuncios