CARLOS GAYOL

greguería, relato

Eran despreciables e inmundas sus manos al lavarse en las lenguas ávidas de aquellas beatas pero, sobre todo, era detestable y nauseabundo verle al salir de la iglesia con aquella roída y deslustrada chaquetilla de lana llena de gusanos sanguinolentos.

2 comentarios en “CARLOS GAYOL

Los comentarios están cerrados.