5. La irisada

greguería

La irisada mosca se posó en la gris celosía del confesionario.
-Ave María Purísima.
-Sin pecado concebida.
-He vuelto a pecar, padre.
-No, no, no… yo no puedo escucharte otra vez en confesión, hijo.
-Será la última vez, se lo juro, padre, he decidido reformarme.
-…
-¿Padre? ¿Padre? ¿Está bien?
-¿Eh? Sí, sí… pero… ¿lo has vuelto a hacer y dices que quieres reformarte? ¿Cómo piensas que voy a creerte?
-Es la última vez, se lo juro.
-¡No jures! ¡Vete, vete, no quiero escuchar tus horrendos crímenes! […]

Un comentario en “5. La irisada

  1. Esto lo he copiado de un autor extranjero que había sido expatriado a Sri Lanka. Espero que no se me tenga en cuenta, jeje.

    Ah, se me olvidaba, a partir de ahora voy a comentarme a mi mismo en un ejercicio de «contranovela» o «novela detrás de la novela» (esto no es una justificación, es directamente una amenaza)

    Me gusta

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s