ÁRBOL

Para crecer no hay como subirse a una secoya, romper a la luna de una pedrada y convertirla en góndola veneciana.