Blancanieves

relato

—Ya lo decía mi abuelita, el ataúd de Blancanieves era el invernadero de las bellezas de cuento. He preparado uno para todas las modelos que se han quedado sin trabajo en la Pasarela Cibeles por flacas. No me importaría chuparles los huesos, ¡ya no usaría mondadientes! —dijo El Principescu.

Deja tu greguería

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s